Phantom shares o acciones fantasma: figura jurídica atípica carente de regulación en nuestro ordenamiento


Las Phantom Shares o Acciones Fantasma constituyen un sistema moderno de retribución variable a los directivos de empresas que es utilizado principalmente en las denominadas Start Up (empresas de nueva creación cuyo negocio suele tener una base tecnológica).

Concretamente, las Phantom Shares consisten en un plan de incentivos para empleados, sobretodo directivos, que confiere a los mismos beneficios similares a los que corresponden a la tenencia de acciones reales sin que sus beneficiarios sean propietarios de acciones de la compañía. Es decir, se trata de acciones imaginarias referidas al capital social de la compañía, pero sin formar parte del mismo. Por ejemplo, se reconocen a un determinado directivo 100 Phantom Shares equivalentes al 5% del capital social de la compañía.

Se trata de una figura jurídica atípica en el sentido de que las Phantom Shares no están reguladas en nuestro sistema jurídico, lo que confiere a las partes (la compañía y los directivos) plena libertad para regularlas. De este modo, encontramos en la práctica Phantom Shares con diverso contenido en función de los aspectos que cada compañía quiera cubrir.

Desde el punto de vista de la compañía que confiere las Phantom Shares, éstas tienen la ventaja respecto de las Stock Options, que sus beneficiarios no son accionistas de la compañía y, por tanto, no tiene derechos políticos (votos en las juntas de socios).

Las Phantom Shares constituyen un sistema de retribución a los directivos cuyo devengo se produce normalmente una vez transcurrido un período de tiempo desde que fueron conferidas; de esta forma se pretende asegurar la permanencia del directivo en la compañía durante un cierto tiempo.

Vesting Period / Cliff Period

Las Phantom Shares se atribuyen al directivo, normalmente, de forma progresiva durante un período de tiempo determinado, y a partir de un tiempo mínimo de permanencia en la compañía (Cliff Period).

Por ejemplo, el número de Phantom Shares convenido se adjudica en un período de 4 años a razón de un 25% anual (Período de Devengo o Vesting Period) y a partir del segundo año de permanencia en la empresa (Cliff Period).

Eventos de Liquidez  

Las Phantom Shares constituyen un sistema retributivo que normalmente se concreta (“monetariza”) cuando se producen alguno de los siguientes eventos:

  • Cuando se produce la venta de una parte sustancial de las acciones representativas del capital social de la compañía, se genera un derecho de cobro por parte del tenedor de las Phantom Shares que venderá las mismas en la misma proporción que las acciones vendidas (por ejemplo, si se vende un 50% del capital social de la compañía, el titular de las Phantom Shares venderá el 50% de sus Phantom Shares).
  • La fusión de la compañía con otra sociedad, salvo que los accionistas mayoritarios de la entidad resultante de la fusión sean los mismos que los que lo eran de la compañía.
  • El pago de dividendos por la compañía.

El derecho al cobro derivado de los eventos de liquidez queda normalmente condicionado a que la compañía tenga, en ese momento, un valor mínimo que se estipula en el contrato que regula las Phantom Shares (Strike Price). La diferencia en positivo entre ese valor mínimo y el valor actual es el valor que habría ayudado a crear el directivo y que justificaría el cobro por el mismo del incentivo.

Asimismo, es usual poner un límite cuantitativo al importe a percibir por el directivo como resultado de las Phantom Shares. Por ejemplo, el directivo no podría percibir un importe superior a 100.000€ aunque el resultado de aplicar la fórmula del incentivo diere una cuantía superior.

Duración

Es habitual establecer un plazo (como, por ejemplo, cinco años) tras cuyo vencimiento las Phantom Shares quedan automáticamente canceladas, aunque no se haya producido ningún evento de liquidez en ese período.

Extinción

Las Phantom Shares se extinguen anticipadamente si la relación que une al directivo con la compañía finaliza por un incumplimiento de este último (“bad leaver”) no percibiendo importe alguno por las mismas.

Por el contrario, si la extinción de la relación que une al Directivo con la Compañía no es debida a un incumplimiento del directivo (“good leaver”), éste retendrá las Phantom Shares que tuviera en aquel momento.

Cancelación anticipada de las Phantom Shares

Normalmente se prevé en los contratos que regulan las Phantom Shares el derecho de ambas partes de cancelar de forma anticipada las Phantom Shares estableciéndose las causas que permiten tal cancelación anticipada y la fórmula para el cálculo del precio a pagar por la compañía al directivo titular de las Phantom Shares que se cancelan.

 

Estos son los rasgos principales que definen las denominadas Phantom Shares que, como hemos dicho, constituyen un medio útil para la retribución de directivos de las empresas de nueva creación o también conocidas como Start Ups.